11 de agosto de 2011

copitas express de frambuesa y coco

El blog Cocinando en un rincón del mundo está de aniversario y lo celebra con un concurso de recetas que lleven fruta. Me ha parecido una propuesta interesante y he decidido apuntarme con este postre fresquito y rápido que además queda muy vistoso en la mesa. Más ligero que la pannacotta, resulta también una buena alternativa para los intolerantes a la lactosa. Y, lo mejor de todo, se prepara muy rápido y no hacen falta muchos ingredientes.



Para la salsa de frambuesa se necesitan 125 gramos de frambuesas (frescas o congeladas) y 5 cucharadas de azúcar. Claro que, si te encuentras con prisa o te sientes un poco vaguete, siempre puedes usar una mermelada de frambuesa o de frutos rojos. En el caso de emplear una mermelada comercial, os recomiendo una buena marca, como La Vieja Fábrica, por ejemplo. Pero siempre quedará más rico si la preparamos nosotros mismos, y no es nada complicado: sólo hay que lavar las frambuesas (o dejarlas descongelar en caso de que no sean frescas) y ponerlas en un cazo con el azúcar. Luego hay que cocinarlas durante unos 15 minutos a fuego medio, removiendo constantemente con una cuchara de madera. Una vez lista la salsa de frambuesa, sácala del fuego y reserva.

Para la crema de coco sólo hacen falta 1 bote de 400 ml de leche de coco, 1 vaso de azúcar, 1 sobre de gelatina neutra en polvo y 2 cucharadas soperas de agua. Para prepararla, pon la gelatina en polvo en un bol seco y añade el agua. Remueve con un tenedor y reserva. En un cazo, pon al fuego la leche de coco (antes de abrir la lata, agítala bien para que se mezcle el agua con la grasa del coco) con el azúcar y, sin dejar de remover, lleva a ebullición. Cuando hierva, saca del fuego y añade el coco, poco a poco, al bol en el que está la gelatina, removiendo bien para que ésta se disuelva. Deja enfriar unos minutos.

Para terminar, necesitas 4 copas de postre o de helado. Tienes que poner en el fondo de cada una de ellas un par de cucharaditas de la salsa de frambuesas. Luego, vierte en cada una de ellas una cuarta parte de la crema de coco aún caliente y líquida, de manera que se mezcle un poco con la salsa de frambuesa. Guarda las copas en la nevera unas dos horas por lo menos, para que la gelatina solidifique.

Antes de servir, decora la parte superior de las copas con el resto de la salsa de frambuesa. También puede quedar bien si has reservado unas cuantas frambuesas sin emplearlas en la salsa, para decorar por encima. Otra sugerencia es espolvorear al final con un poco de coco rallado.

También he subido esta receta, paso a paso y con más fotos, en quehayenlanevera.com.



4 comentarios:

Rosaleda (Maria Begoña) dijo...

Que postre más rico.
Mucha suerte en el concurso.

Besos.

gallerquina dijo...

Gracias :)
un beso!

Cuinera dijo...

Deliciosas! a mí las cosas rápidas ahora en verano ME ENCANTAN!! Y si encima pintan como estas copitas! de rechupete!

Muchas gracias por tu participación y mucha suerte!

Besos

gallerquina dijo...

Gracias, Cuinera!
Un beso :)